viernes, 5 de diciembre de 2014

13 razones para decirle NO al "Duérmete Niño"

Foto: Evolutionary parenting

Si bien creo que el "Duérmete niño" (también conocido como método Estivill o Ferber) no debería ser jamás aplicado por razones de tipo ético en este post Laura Perales Bermejo, psicóloga infantil especializada en prevención y crianza, reúne 13 argumentos en su contra. 

Para quienes no conozcan el método, y resumiendo, podríamos decir que es un adiestramiento que pretende "enseñar a dormir a los bebés y niños" (sic) que se basa en dejarlos solos en su habitación, aun cuando lloren. Sí, seguramente han oído a alguien decir que "hay que dejarlos llorar hasta que se duerman".

A continuación les dejo las palabras de Laura.


Suele decirse que no hay estudios que demuestren que el "método Estivill" sea dañino. Esto es falso. Hay infinidad de evidencia científica que demuestra que es dañino.

Lo que sabemos es:

1) Que un niño solo en su cuna, llore o no llore, está segregando cortisol. Esto se ha demostrado con estudios en saliva midiendo el cortisol (hormona del miedo y el estrés), la cantidad segregada llorase o no el niño era la misma (aspectos perinatales en el neurodesarrollo infantil de la Doctora en Psiquiatría Ibone Olza).

2) Que esa segregación de cortisol provoca cambios cerebrales. Daña las conexiones neuronales y, de hecho, incide directamente dañando los procesos de aprendizaje y memoria que se localizan en el hipocampo, que se atrofia con el cortisol. La amígdala, que controla el miedo y la ansiedad, se agranda. Con lo cual, en un cerebro en desarrollo, lo que tenemos es una amígdala monstruosa que va a segregar cada vez más cortisol y va a predisponer a esa persona a sufrir ansiedad y depresión toda su vida. Y un hipocampo atrofiado, lo cual significa que esa persona va a tener afectados los procesos de aprendizaje y memoria. Se puede consultar el estudio de la Washington University School of Medicine de Saint Louis, donde además se contrastó que el cerebro de niños de 3 años difería en tamaño y funciones si el niño había recibido esa atención o no. Los niños que no la habían recibido tenían un hipocampo (como comento, clave en los procesos de aprendizaje, memoria y gestión del estrés) significativamente menor. Serán niños menos inteligentes y más propensos a la violencia y la falta de empatía. También se está predisponiendo a ese bebé a deficiencias en el funcionamiento del sistema inmune, osteoporosis, posibilidad de anorexia nerviosa, síndrome de Cushing, incremento de la presión sanguínea, entre otros.

3) Que la Teoría del Apego (ampliamente contrastada y respaldada por la comunidad científica, para más información consultar los autores Bowlby, Fonagy, Ainsworth, Marrone, Rygaard) tiene mucho que ver en esto, ya que el apego se construye en base a la respuesta a las necesidades del bebé y el niño. Hay conductas de apego como el llanto, la sonrisa, la mirada, etc, que son puramente instintivas, preprogramadas y están destinadas a mantener la cercanía de la figura de apego para sobrevivir. Para sobrevivir, no para manipular. El tipo de apego que se vaya formando, que depende de esa respuesta que demos a las necesidades del niño, condiciona toda nuestra vida: las relaciones de pareja, de amistad, laborales e incluso la relación con nosotros mismos y con la vida en general. Y precisamente por la noche es cuando más conductas de apego, por lo general en forma de llanto, se encuentran, precisamente para sobrevivir, porque un bebé (o un niño pequeño) no tiene la capacidad cerebral para razonar aún, se encuentra en el polo instintivo.

4) Que desde la concepción hasta el primer año tras el parto, el bebé está desarrollando el cerebro primitivo, lo vegetativo, lo instintivo. Es lo que se conoce por período crítico biofísico, la etapa en la que más daño psicológico puede sufrir un ser humano. Son las bases de lo que vamos a ser toda nuestra vida. Si se gesta un apego seguro, el niño crecerá desde la seguridad y la autoestima. Desde el año de vida a los 3 años se desarrolla el cerebro medio, límbico, lo emocional (también importantísimo porque esa etapa condiciona su emocionalidad de por vida) y no es hasta los tres años cuando se desarrolla el cerebro superior, lo cortical, lo que nos permite razonar y realizar operaciones cognitivas de tipo superior como engañar, manipular, ponerse en el lugar de otra persona… Esto es algo básico en psicología y pedagogía. Se llama Teoría de la Mente. Por lo tanto es imposible que un bebé manipule o pida las cosas por capricho. Son necesidades básicas, conductas preprogramadas e instintivas, destinadas a mantener la cercanía de la figura de apego para sobrevivir. Un bebé no sabe que estamos en el siglo XXI. Él es instinto, lo cual quiere decir que percibe lo mismo que nuestros ancestros: si no demando esa cercanía o que cubran mis necesidades, moriré de hambre, frío o a manos de un depredador. El no atender el llanto o las necesidades del bebé trae consecuencias psicológicas graves como, por ejemplo, una posible estructura psicótica.

5) Que somos una especie altricial, lo cual significa que nacemos inmaduros y dependientes de nuestra madre. De hecho, somos la especie más inmadura de todas. La gestación del ser humano no finaliza con el parto (se puede consultar a Ashley Montagu, por ejemplo). Otros mamíferos nacen y ya andan, incluso los simios antropoides son capaces de aferrarse al pelo de su madre. Nosotros ni eso. Que seamos una especie tan dependiente viene propiciado por la evolución durante la prehistoria, debido a la bipedestación del ser humano, que trae como consecuencia el estrechamiento del canal del parto y, por tanto, para poder nacer, necesariamente se reduce el volumen craneal y cerebral del feto. Por eso nacemos tan inmaduros. Y por eso, más que ninguna otra especie, necesitamos el cuidado y la cercanía de la madre, de día y de noche. La dependencia en los primeros años es natural y sana. De hecho el vivir esta dependencia sobre todo los 3 primeros años, es lo que propicia que luego haya una independencia gradual y real, que de otro modo no existe.

6) Que un bebé tiene un patrón de sueño diferente al del adulto, al igual que cuando somos ancianos también es distinto. El patrón de sueño del bebé implica múltiples despertares para sobrevivir, ya que eso garantiza la cercanía de la madre. Por ello dejar a un bebé en su cuna para que “aprenda” a dormir (ya sabe hacerlo, con el patrón correspondiente a su edad) es tremendamente dañino, ya que implica un patrón de estrés que se convierte en crónico. De hecho sienta las bases para la depresión, la ansiedad y multitud de patologías futuras.

7) Que el contacto físico y emocional es una necesidad básica. De hecho en los experimentos de Spitz con niños institucionalizados quedó patente este hecho: los niños que, pese a tener el resto de necesidades básicas cubiertas (comida, abrigo, etc), no recibían contacto, enfermaban gravemente, desarrollaban patologías y en un altísimo porcentaje incluso llegaban a morir. Los experimentos de Harlow con monos Rhesus demostraron que los monos preferían permanecer junto a una madre artificial cálida y con pelo a la que poder abrazarse que junto a una madre de alambre que proporcionaba alimento. Ante una amenaza los monos acudían a la madre de pelo para protegerse e incluso amenazar al elemento atacante, mientras que los monos que no habían tenido nunca esa madre de pelo, se limitaban a encogerse en el suelo presa del miedo y la desesperación. El contacto, la presencia, el afecto y la atención de las necesidades básicas de un bebé o niño, siendo la principal el afecto, moldean la formación del yo. En los casos en los que el afecto y la respuesta a la demanda no se dan, el yo no suele formarse, quedando un cascarón vacío. Y si no hay un yo, no hay otros en contraposición, con lo cual no hay empatía ni tolerancia. Todo esto, repito, se acrecienta de noche y cuando no se responde adecuadamente a una conducta de apego como es el llanto.

8) Que al no responder a la demanda del bebé se produce lo que se conoce como indefensión aprendida, ampliamente contrastado (Seligman, con estudios en animales y también sus réplicas posteriores en humanos). La indefensión aprendida, explicado en llano, consiste en que el niño se resigna, se rinde, deja de demandar porque haga lo que haga no van a atenderle y eso viene de la mano, de nuevo, del cortisol, de la depresión, de la ansiedad, de las pesadillas, de los terrores nocturnos, de los problemas de sueño, etc.

9) Que el método equivaldría a encerrar a un adulto en una habitación de la que no pudiese escapar mientras se inunda, o se introduce una fiera salvaje o se prende fuego. Y mientras gritase y pidiese auxilio de modo desesperado, sus seres queridos permanecerían impasibles en otra habitación acudiendo de tanto en tanto a decirle que no pasa nada y que es hora de dormir. Esos adultos serían considerados víctimas y seguramente tratados por trastornos de estrés postraumático. El acto sería visto como atroz.

10) Que un bebé hasta que tiene 6 meses no percibe que es un ser separado de la madre. Al separarle de manera continuada, como al aplicar el método Estivill, se produce una escisión del yo, el bebé no puede soportar la realidad y se forma una realidad paralela que se corresponde con lo psicótico. De hecho el yo se forma en base a la progresiva separación del cuerpo de la madre (porque es el cuerpo donde han estado 9 meses durante el embarazo) en lo que se conocen como las relaciones objetales, desde que nace hasta los 3 años de edad. Si esto no se produce, no hay formación del yo (lo cual está asociado a la estructura psicótica cuando son bebés y más adelante a la border line) Referencias: Winnicot, Malher, Spitz.

11) Que evidentemente el "método Estivill" facilita que la lactancia materna desaparezca, por mucho que se diga que no. Esto es básico: si un bebé no mama se deja de producir leche. Si no mama en toda la noche, va a ir desapareciendo esa lactancia materna.

12) Que Ferber, médico del que parte este método, es un científico serio. Una muestra de ello es que se RETRACTÓ a raíz de la multitud de evidencias científicas que demostraban lo dañino del método.

13) Que el libro del señor Estivill no tiene ni bibliografía, ni citas, ni da referencias y es un libro divulgativo sin más. De hecho, el libro no lo escribe él (que por cierto, no es pediatra, sólo hizo algunas prácticas), ni el método es suyo, ni hay nada que lo respalde. Este señor no es científico, no es pediatra y no ha realizado ni un solo estudio válido.

Concluimos que el problema aquí es del lenguaje que utilizamos. El bebé no tiene que aprender a dormir. Ya sabe. Somos nosotros los que queremos dormir, algunos a costa de la salud mental y física de sus hijos sabiendo lo que hacen, otros, pensando que hacen lo mejor para ellos simplemente por desinformación. Por eso es importante que los profesionales informemos de manera rigurosa sobre el tema.

24 comentarios:

  1. Es que es todo tal cual lo reflejas...son necesidades.." vitales"


    ResponderEliminar
  2. con ese grado de esclavitud, no quiero ser madre nunca....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mas egoista que he oido hoy. Pero la mejor muestra de que este article es cierto. Creo que a ti te dejaron llorar mucho y tu cetebro ya se daño la parte empatica y emocional. Pobre.

      Eliminar
    2. Ser padres implica amor y entregas contínuos, sacrificio que es más crítico en los primeros años, pero que nunca se agota.

      Es un trabajo en el que no hay posibilidad de jubilación, retiro o vacaciones.

      Si no estás diapuesta a ceder ni un poquitito de tus horas de sueño, energía o independencia, considero que lo más sano es que seas una tía cariñosa pero no una madre.

      Eliminar
    3. Marcia tienes razón hay muchas madres que lo mejor que hubieran podido hacer para sus hijos es haber sido tías. y anónimo tomar una decisión así no es para nada egoísta, es pensante, mejor eso a tener que esclavizar te enojada

      Eliminar
    4. No entiendo como podéis insultar a una persona q está diciendo q no quiere ser madre... Sea la razón y el motivo q tenga.... Por favor hay q respetar todas las decisiones y hablar sin faltar al respeto...Cada uno/a lo vé a su manera y decide si quiere tenerlos o no... RESPETO! Gracias....

      Eliminar
    5. Suena fuerte, pero a ver... se está informando por algo no? Yo prefiero que lea estas cosas ANTES de ser madre y luego decida si no quiere serlo. Mejor eso a que se entere de todo esto al tener al niño y se de cuenta que no quiere, y lo deje llorar como han hecho miles. Porque si, ser madre/padre es bastante esclavizante en los primeros años, pero también es maravilloso y te devuelve con creces todo lo que das. Pero seguro que no es para todos

      Eliminar
    6. No se critica el que no quiera ser madre. Yo no critico eso por lo menos. Es el hecho de que cree que es una esclavitud. Entiendo yo

      Eliminar
    7. Estas en tu derecho de elegir no ser mamá y si crees que no puedes con ello es mucho mejor asumirlo. Tampoco es justo que le llames esclavitud a la maternidad si no conoces lo que es. Simplemente no hables de lo que no sabes: respeta!

      Eliminar
    8. Bueno es su decisión no entiendo porque tanto alboroto, yo tengo 2 hijos y soy extremadamente feliz pero si ella esta bien así pues personalmente creo que está bien, es una gran responsabilidad tener un niño y si no se está dispuesta a tolerarlo es mejor que no lo tenga.

      Eliminar
  3. Comienzo a entender a muchas gentes.

    ResponderEliminar
  4. CON ESE GRADO DE POBREZA MENTAL YO NO SE QUE HACES COMPARTIENDO EN UN SITIO QUE OBVIAMENTE ESTA DEDICADO A *** LOS BEBES ***

    ResponderEliminar
  5. Con ese grado de inmadurez, por favor, no seas madre nunca... La humanidad te lo agradecerá

    ResponderEliminar
  6. Yo soy madre de dos niños de 3 y 5 años. He leído el libro y he aprendido mucho de el, xq no se basa en dejar llorar a los niños solos en su habitación hasta que se duerman, eso es resumir demasiado, habla del reloj biológico que todos tenemos y como aprovechar las horas que para nuestro organismo son buenas para comer, dormir.... Y respeto a quien no le guste el método, pero desde luego lo que no entiendo es que llamen mala madre a quien le ha utilizado. Yo lo he hecho, si tuviese un tercero lo haría y me considero muy buena madre, xq mis niños son niños con autoestima, seguridad y educación.

    ResponderEliminar
  7. Yo soy madre de dos niños de 3 y 5 años. He leído el libro y he aprendido mucho de el, xq no se basa en dejar llorar a los niños solos en su habitación hasta que se duerman, eso es resumir demasiado, habla del reloj biológico que todos tenemos y como aprovechar las horas que para nuestro organismo son buenas para comer, dormir.... Y respeto a quien no le guste el método, pero desde luego lo que no entiendo es que llamen mala madre a quien le ha utilizado. Yo lo he hecho, si tuviese un tercero lo haría y me considero muy buena madre, xq mis niños son niños con autoestima, seguridad y educación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no he leído el libro (ni intención de hacerlo, me llega con ver por internet fotos de partes del mismo y testimonios de quien lo leyó y no quiso seguir con su lectura por lo que se dice en él) pero si sé que hay libros (basados en estudios reales) RESPETUOSOS con los pequeños, en los que se da a conocer las fases del sueño (que es madurativo, nada que ver con las horas de dormir, si no con las fases que se van adquiriendo y los despertares que TODOS tenemos) te invito a leer el libro Dormir sin lágrimas, de la psicóloga Rosa Jové. Aunque no lo apliques, al menos que sepas que es NORMAL que un bebé/niño pequeño, no duerma de tirón.

      Eliminar
  8. Si el bb toma teta a demanda y no despierta en varias horas de la noche -porque duerme, no porque llora y no se lo atiende- eso no va a hacer que desaparezca la lactancia, verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Disminuirá tu producción de leche, pero no desaparecerá. Tu pecho se adapta a la demanda del bebe. Así que no te preocupes. Un saludo.

      Eliminar
    2. No. Disminuirá tu producción de leche, pero no desaparecerá. Tu pecho se adapta a la demanda del bebe. Así que no te preocupes. Un saludo.

      Eliminar
  9. Vale, y cuál es el plan B? El colecho? Porque yo me negaría en rotundo. Eso sí que es dañino. A los niños de hoy día no les puede ni dar el sol, vamos, qué barbaridad

    ResponderEliminar
  10. Vale, y cuál es el plan B? El colecho? Porque yo me negaría en rotundo. Eso sí que es dañino. A los niños de hoy día no les puede ni dar el sol, vamos, qué barbaridad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una temeridad que hables así del colecho cuando es algo (demostrado) totalmente beneficioso si se practica con seguridad. y como dice Sonia Gómez, estamos aquí gracias al colecho, porque eso de dormir separados es algo reciente en la historia de la humanidad, y aún así, países más avanzados en cuestión de crianza, practican el colecho como algo normal y no tienen prejuicios al respecto. Por cierto, la lactancia se establece mejor con el bebé a tu lado y no en la otra habitación, y el descanso es notable, palabra.

      Eliminar
  11. Claro, es super dañino el colecho, yo no se como el ser humano ha llegado hasta aqui....Pues haz el metodo Stivill que os irá muy bien jejeje

    ResponderEliminar